Información

Vacunas

Vacunas

Parecería, de dónde provienen los mitos sobre las vacunas. Si las personas se ven privadas de información confiable, entonces hay varias especulaciones, temores inapropiados, pensamientos cotidianos de activistas que se oponen a la vacunación.

No se juega el menor papel en la aparición de delirios por la inacción o el trabajo inadecuado de quienes realizan el trabajo educativo o la campaña de información. Esto también se aplica a los médicos, desde el pediatra del distrito hasta los trabajadores de atención médica de más alto nivel.

La insuficiencia puede manifestarse en varias formas: desde subestimar la importancia del problema, hasta no comprender la verdadera inteligencia de los padres, desde rechazar los canales de información modernos hasta proporcionar datos idealizados que están divorciados de la vida. El papel principal se le da a la relevancia del conocimiento de aquellos que deberían brindarle a las personas toda la verdad sobre las vacunas. Así que tratemos de considerar los principales mitos sobre las vacunas y vacunas más famosas.

Los recién nacidos de tuberculosis se vacunan solo en Rusia. De hecho, esta vacuna, llamada BCG, se practica no solo en Rusia. Como ejemplo, podemos citar los Estados Unidos, donde se administra a recién nacidos y niños en riesgo de tuberculosis, en Francia, en general a todos los niños menores de 7 años, y en Finlandia, a los recién nacidos. Las estadísticas muestran que BCG es 80% efectivo en la prevención de formas graves de la enfermedad en niños, por lo tanto, la OMS incluso recomienda vacunar con esta vacuna en países con circulación intensiva de microbacterias, como Rusia. La vacuna BSC es suministrada por UNICEF a muchos países para recién nacidos. Esto es a la luz del programa de la OMS para la asistencia de inmunización en los países en desarrollo.

Las vacunas no son efectivas; BCG es un ejemplo. A diferencia de otras vacunas, el BCG no es realmente 100% efectivo para prevenir la TB sin ser realmente un medio para controlar la infección. Es decir, BCG, en principio, no puede ser requerido para reducir la incidencia. Es aún más ridículo citar BCG como ejemplo cuando se trata de vacunas en general. Pero no podemos ignorar el hecho de que BCG protege al 85% de las personas vacunadas contra formas graves y generalizadas de tuberculosis. Y este hecho solo justifica el uso de la vacuna en Rusia, dada la alta incidencia de tuberculosis.

La reacción de Mantoux o tuberculina es la misma bacteria. De hecho, la tuberculina no es una vacuna en absoluto y no contiene bacterias vivas. Contiene un extracto de microbacterias, que son una mezcla de diferentes antígenos y un semi-antígeno del bacilo de Koch, el agente causante de la tuberculosis. Por lo tanto, la prueba de Mantoux es una prueba de la fuerza de la inmunidad a la tuberculosis, y no una vacuna.

No tiene ningún sentido la prueba de Mantoux. Existe la opinión de que los resultados de la prueba de Mantoux pueden estar influenciados por varios factores extraños, desde alergias, edad, sensibilidad de la piel, nutrición, etc. Por lo tanto, ¿se puede confiar en ellos? Pero la OMS y la Academia Americana de Pediatría consideran que la prueba de Mantoux es un medio muy importante para controlar la tuberculosis. De hecho, muchos factores pueden influir en el resultado de la prueba, pero esto se manifiesta solo en una minoría de niños. En la abrumadora mayoría de los casos, es posible tener en cuenta todos los factores de entrada: el historial de vacunación, la presencia y la naturaleza de la cicatriz posterior a la vacunación en el hombro, los resultados de la prueba en sí, las pruebas repetidas, el resultado de la prueba en otra modificación (Pirke), esto permitirá determinar inequívocamente con qué se está ocupando el médico, con la posvacunación ya sea inmunidad o tuberculosis.

BCG puede quedarse dormido en el cuerpo, despertarse más tarde, con estrés o debilidad en una persona, provocando tuberculosis. Según esta lógica, toda la población de Rusia tarde o temprano se enfermará de tuberculosis. Hombres, después del primer examen o servicio militar, y mujeres, después del parto. De hecho, las bacterias de BCG en el cuerpo no se duermen en absoluto, sino que son absorbidas por las células inmunes de la piel o son digeridas por ellas, tal vez incluso la muerte independiente de estas células después de un tiempo. A veces, el ejemplo se presenta como una discusión con la varita de Koch, que puede vivir en los pulmones durante años. Sin embargo, deben considerarse el medio nutritivo y los requisitos para las condiciones de vida de las bacterias. Los pulmones son el caldo de cultivo ideal para las bacterias en términos de disponibilidad de oxígeno, nutrición y temperatura. Pero la piel, que es esencialmente un tejido conectivo rugoso, es un caldo de cultivo sin importancia para los microbios, ya que no les da la oportunidad de recibir temperatura, nutrición normal o aire. También hay formas cutáneas de tuberculosis, pero su aparición se acompaña de graves trastornos de inmunidad, asociados, por ejemplo, con el SIDA. No es casualidad que se haya elegido el método intradérmico para la inoculación de BCG, porque este lugar (piel) es extremadamente desafortunado para la vida y reproducción de las microbacterias. La prueba de la ausencia de "quedarse dormido" de BCG en la piel es la extinción de la prueba de tuberculina varios años después de la vacunación.

BCG puede tener consecuencias impredecibles ya que las bacterias en el cuerpo pueden adquirir nuevas propiedades. Los creadores de la vacuna BCG en 1921 apenas sabían nada sobre el regreso de los microbios y virus debilitados a propiedades virulentas, ya que esto se supo solo tres décadas después. De hecho, la reversión de las propiedades virulentas es inherente solo a los virus que tienen una alta tasa de reproducción, pero las bacterias simplemente mueren, sin tiempo para formar miles de generaciones. Además, para el retorno de las propiedades virulentas, los microorganismos deben poder mutar, lo cual es mucho más inherente a los virus, y no a las bacterias que mutan durante décadas. Un ejemplo es el desarrollo de resistencia a los antibióticos en ellos. Con la correcta administración de BCG, las formas pulmonares de tuberculosis no pueden aparecer como complicaciones, ya que esto requiere la penetración de microbacterias en los pulmones desde la piel, lo que en principio no ocurre.

No hay personas con tuberculosis alrededor, lo que significa que no hay infecciones y que no es necesario vacunarse. Una persona se caracteriza por tal reacción cuando intentan protegerla de algo con lo que aún no se ha encontrado. Pero después de todo, cuando una persona ya tiene un virus grave, no tiene sentido prevenir la enfermedad y vacunarse. Entonces, ¿vale la pena la espera? Para un niño, este enfoque está plagado del hecho de que simplemente puede superar todas las infecciones hasta que la madre esté convencida de que el bebé puede tolerar la hepatitis B, la tos ferina, el tétanos y la tuberculosis ...

Las vacunas destruyen la inmunidad natural, que lucha contra muchas enfermedades. En este asunto, es costumbre referirse a ciertos científicos a quienes, sin duda, nadie ha visto. De hecho, no existe una inmunidad específica natural que se dirija contra bacterias y virus específicos. De hecho, el cuerpo tiene mecanismos congénitos inespecíficos, por ejemplo, la formación de interferón, pero los humanos no tienen inmunidad innata contra la hepatitis B, la gripe y el tétanos. De lo contrario, ¿por qué se necesitarían vacunas?

Es mejor posponer las vacunas para un niño hasta que el sistema inmunitario madure, ya que la inmunidad se le transmite con la leche materna durante todo el período de alimentación. El enlace de las células T del sistema inmune completa completamente su desarrollo solo a la edad de 5 años, y comienza a funcionar por primera vez solo al año y medio. ¿Y qué? ¿No vacunarse hasta los 5 años? ¿O tal vez durante este período debería ayudar al bebé a superar las infecciones, si su cuerpo aún no tiene esas capacidades? Sería un error considerar que la inmunidad se transmite al niño durante la lactancia, el hecho es que el bebé recibe inmunidad de la madre, mientras aún está en su útero durante el embarazo. Por lo tanto, un niño puede obtener inmunidad contra la rubéola, la varicela, el sarampión y otras enfermedades, si la madre lo posee, no es casualidad que hasta la edad de un año, no estén vacunados contra estas infecciones. El hecho es que la inmunidad de la madre puede inactivar una vacuna viva antes de que se active. Con la leche materna, se transmiten pocos anticuerpos y esto no es suficiente para proteger contra las infecciones transmitidas por gotitas en el aire. Esto se debe al hecho de que los anticuerpos no ingresan a las vías respiratorias del bebé y se digieren en los intestinos. La lactancia materna, en cualquier caso, no puede proteger contra las infecciones, ya que es imposible determinar la cantidad exacta y la calidad de los anticuerpos. Y si este mito fuera cierto, ¿tendrían los bebés tos ferina o gripe?

Con las vacunas, debe esperar al menos hasta un año. La pregunta surge de inmediato: ¿por qué no hasta las tres o cinco? Lo notable es el bebé de un año, porque los cambios en la inmunidad del niño aparecen significativamente a los 1,5 años y a los 5 años. Entonces, ¿qué vale la pena esperar, porque el riesgo de contraer infecciones que podrían ser excluidas por las vacunas es muy alto, al menos en una clínica infantil de un niño con tos ferina. Los palitos de tétanos son comunes y viven muy bien en los intestinos de los humanos con buenas capacidades de supervivencia. En el caso de la poliomielitis, un niño puede recibir el virus de la vacuna de aquellos niños que ya han sido vacunados, y los resultados pueden ser graves. Cabe mencionar que las dosis de antígenos en las vacunas DPT y ADS son muy altas, están diseñadas para el sistema inmune débil del niño a fin de despertarlo y obtener un mínimo de reacciones secundarias. Esto se tiene en cuenta al desarrollar el programa de vacunación, en Rusia esta vacuna no se administra a niños mayores de 4 años y en Francia a partir de 6. Por lo tanto, con la transferencia de todas las vacunas al segundo o años posteriores de vida, el riesgo de reacciones adversas solo aumenta.

Idealmente, es necesario elaborar tarjetas de vacunación individuales para cada niño, a fin de no destruir la inmunidad natural. Para elaborar un mapa de sangre inmune basado en los métodos existentes, necesitará aproximadamente 50 ml de sangre; intente imaginar el procedimiento para recolectarlo de un bebé de tres meses. Pero, como descubrimos, no existe una inmunidad específica en absoluto, y solo permanece la inmunidad transferida de la madre contra una serie de enfermedades. Y el costo de tal estudio es bastante alto, alrededor de $ 200. ¿Tiene sentido gastar tal cantidad en condiciones en las que todavía no hay anticuerpos preparados en el cuerpo del niño?

Es mejor administrar las vacunas por separado, y no juntas, entonces será más fácil para el cuerpo hacer frente a las bacterias. En este caso, no hablaremos de vacunas exóticas como la Tuleremia. Las bacterias vivas se introducen solo en el caso de la vacuna BCG, por lo tanto, generalmente no es apropiado hablar sobre la suma de bacterias. El sistema inmune generalmente tiene las propiedades de la multitarea, ya que debido a los diferentes elementos y su independencia entre sí, es capaz de "trabajar" simultáneamente en diferentes tareas sin perjuicio de cada una. Los científicos han realizado investigaciones calculando el número de células inmunes en el cuerpo, la velocidad de su reproducción. Se descubrió que la inmunidad humana puede procesar total y eficientemente alrededor de 10 mil antígenos. Pero tal cantidad nunca se administra a una persona, incluso en el primer año de su vida, cuando el número de vacunas es máximo. Hoy existe una tendencia en el mundo a crear fármacos polivalentes, por lo que en 2000 en Europa se registró la vacuna hexavalente "Hexavac". En Europa y América, los medicamentos pentavalentes Pentavac y Pentasel son generalmente ampliamente utilizados. Cabe señalar también el hecho de que en tales preparaciones siempre hay menos sustancias de lastre que en las vacunas por separado.

En la década de 1990, hubo una ola de enfermedades de difteria entre los vacunados. Algunas fuentes incluso citan cifras del 85% entre los casos con vacunas. Sin embargo, las fuentes oficiales indican exactamente lo contrario: la mayoría de los pacientes no fueron vacunados a tiempo o no recibieron la vacuna de rutina. Esta es exactamente la imagen entre los adultos, mientras que entre los niños con vacunas, la situación era mucho mejor. La mayoría de los pacientes tuvieron contacto con los "exportadores" de difteria de la región de Asia del Sur de la CEI, donde la vacunación con el colapso de la URSS dejó de prestar atención. Hoy, incluso en los países desarrollados, la cobertura entre la población adulta con vacunas ADS-M es de aproximadamente el 30%, y ni siquiera estamos hablando de la oportunidad de la vacunación.

En el primer año de vida, los niños no pueden contraer hepatitis B. La vacuna contra la hepatitis B se atribuye a grupos de riesgo, incluidos drogadictos, homosexuales, presos, etc. Parecería: ¿dónde están los niños? Los riesgos de contraer un virus se pueden dividir en tres grupos. En primer lugar, se trata de manipulaciones médicas que implican contacto con sangre. En segundo lugar, el contacto sexual, en tercer lugar, el contacto familiar con los portadores (incluidos peines, juguetes, contacto durante el parto con la sangre de la madre). Y esta amenaza no es divertida, porque en Moscú este virus es portado por hasta el 8% de la población. Si un niño desarrolla hepatitis B en el primer año de vida, con casi un 100% de probabilidad se convierte en un distribuidor de infección y su portador crónico. La vacunación dará la confianza para proteger al bebé del virus durante al menos los próximos 15 años. ¿Pueden los padres estar seguros de que alguien de su entorno no está entre los portadores del virus? Y es mejor vacunarse temprano, ya que cuanto más joven es la edad, más efectiva es la vacuna contra la hepatitis.

Muchos no se vacunan en absoluto y no se enferman al mismo tiempo. Sería un error pensar que las 10-30 personas que conoces son la medida de la salud de toda la nación. A modo de comparación, es necesario tener en cuenta grupos que son iguales en edad, sexo, presencia de patologías, grado de riesgo de infección y otros factores. De lo contrario, la comparación es incomparable. Si realizamos un estudio de acuerdo con todos los estándares, resulta que incluso para la gripe simple con una vacunación buena y oportuna, el riesgo se reduce de 2 a 4 veces, esto ha sido demostrado por cientos de estudios en todo el mundo. Por otro lado, en Moscú, pocas personas se vacunan contra la hepatitis A y pocas personas se enferman con ella, pero la urgencia de esta enfermedad es extremadamente baja. Pero si se hace una comparación en una región donde la hepatitis A es común, resulta que solo las personas no vacunadas se enferman, la cuestión de la necesidad de vacunación desaparecerá por sí sola.

Las vacunas vivas solo contaminan el cuerpo con cepas que no son naturales para la naturaleza. A diferencia de los virus naturales, los microorganismos vacunales carecen por completo de propiedades peligrosas, no pueden causar enfermedades en los humanos y no le dan la oportunidad de infectar a otros. La variante del virus que está presente en la vacuna, de hecho, solo puede formar inmunidad. Por lo tanto, los virus de la vacuna contra la rubéola o el sarampión no se transmiten de persona a persona, la vacunación masiva no causa epidemias de enfermedades de la vacuna. Los microorganismos inoculados viven durante cinco días, como con una infección común. No existen virus vacunales en la naturaleza que puedan vivir en el cuerpo durante mucho tiempo después de la vacunación. Y cuál sería el punto de la vacunación, que causaría una infección crónica. De hecho, esta regla, como cualquier otra, tiene sus excepciones. Por ejemplo, la vacuna viva contra la polio OPV, a partir de la cual es posible la propagación de virus vacunados a otros, aunque es extremadamente rara. Hay casos aislados de persistencia del virus de la OPV durante muchos años, pero todos estos casos se asociaron con la presencia de inmunodeficiencia. Pero la polivacuna inactivada más moderna carece de tales características.Otras excepciones pueden estar asociadas con violaciones graves de la técnica de vacunación, así como con vacunas poco utilizadas contra el ántrax y la tularemia, que pueden provocar una infección por contacto, la vacuna contra la viruela, que, sin embargo, no se ha utilizado en Rusia durante 20 años. no puede ser, porque según la teoría de la evolución, los individuos debilitados en el medio ambiente no sobreviven. Las vacunas debilitadas contra el virus simplemente no pueden obstruir la biosfera, ya que, en principio, se ven privadas de la capacidad de propagarse.

La vacuna DTP causa muchas complicaciones. Esta vacuna se administra a niños contra la difteria, la tos ferina, el tétanos, acompañada de fiebre alta en los niños, noches de insomnio y lágrimas. En primer lugar, debe tenerse en cuenta que algunos niños no tienen manifestaciones negativas en absoluto. Y los eventos secundarios después de la vacunación generalmente se dividen en reacciones normales, reacciones graves y complicaciones. Se considera una reacción absolutamente normal para aumentar la temperatura después de la vacunación, así como su aumento en las infecciones respiratorias agudas. De hecho, el cuerpo secreta sustancias especiales: citocinas y otras sustancias intermedias del sistema inmunitario inflamatorio, que reaccionan a la vacunación o infección. El hecho de que la temperatura aumente solo indica que la reacción inmune ha comenzado, es decir, tal signo no solo es normal, sino incluso favorable en términos del desarrollo de la inmunidad. No confunda complicaciones con reacciones normales. El shock anafiláctico, por supuesto, no se puede considerar la norma, pero tampoco se puede confundir un aumento de las temperaturas con números subfebriles con complicaciones. En su forma pura, las complicaciones son extremadamente raras en general, las reacciones secundarias comunes son diez veces más frecuentes. Sí, y el control sobre la calidad de la vacuna aún se lleva a cabo, si las complicaciones son bastante frecuentes, entonces el medicamento simplemente se retira de la producción hasta que se realicen estudios repetidos.

Solo los adolescentes se vacunan contra la hepatitis B, ya que es peligroso para los niños. Uno no puede dejarse guiar solo por las dudas, de lo contrario, la producción de automóviles también debe detenerse, ya que existen dudas sobre su seguridad. Y la vacunación de los adolescentes no puede considerarse una negativa a vacunar a los bebés. Los mismos niños pequeños son vacunados en Rusia casi sin excepción. Y no tiene sentido hablar de miedos o sospechas, el desarrollo de la hepatitis B en el mundo actual ha llegado tan lejos que no hay tiempo para esperar 13 años para vacunar a un adolescente. La edad de 13 años no fue elegida por casualidad: fue en este momento que muchos comienzan a familiarizarse con la sexualidad, las drogas. Idealmente, tanto los niños en el primer año de vida como los adolescentes deben vacunarse, pero financiar un programa de este tipo se convierte en un problema. Hoy en día, las vacunas contra la hepatitis B están incluidas en los calendarios de vacunación de todos los países más o menos desarrollados, esta es la mejor evidencia del reconocimiento de las vacunas como una medida exitosa para controlar la enfermedad.

El monitoreo de la calidad de la vacuna después de su aplicación atestigua su experimentación. Según este mito, a menudo se realizan experimentos en nosotros, en nuestros hijos, para descubrir la naturaleza y la cantidad de complicaciones después de la vacunación. Recordemos el procedimiento para el registro y el desarrollo de una vacuna tanto en nuestro país como en el extranjero. Durante la fase I, se llevan a cabo ensayos clínicos en animales, durante la fase II, la vacuna se prueba en pacientes con riesgo de contraer la enfermedad, los experimentos se completan en la fase III, durante la cual la vacuna se prueba en un gran número de personas sanas. Por lo general, su número puede alcanzar varias decenas de miles, en todas las etapas se informa a las personas sobre la participación en experimentos, el protocolo de investigación es aprobado por el comité de ética. La finalización exitosa de todas las etapas del estudio por parte del medicamento le permite solicitar el registro de la vacuna en el país en el que se desarrolló. Es decir, el registro de la vacuna en realidad indica que todas las pruebas se han completado y que el observador no puede esperar nada inesperado. La investigación posterior al registro se lleva a cabo para la vacuna por organismos estatales y organizaciones científicas, pero esto no es una observación del curso del experimento, sino un control de calidad que se lleva a cabo para todos los medicamentos farmacológicos en general. Los gigantes automotrices y los fabricantes de alimentos también están monitoreando la calidad de sus productos. A menudo, solo después de la introducción masiva de un automóvil o medicamento se revelan características raras, pero durante mucho tiempo las personas han estado utilizando estos productos con éxito, por lo que no puede haber ninguna prueba consciente en las personas.

Es tan fácil como pelar las peras registrar una vacuna en Rusia, no hay necesidad de realizar ensayos clínicos. Cabe decir que la Supervisión Sanitaria y Epidemiológica del Estado no participa en el registro de las vacunas, están registradas por el Ministerio de Salud. El Instituto Tarasevich está a cargo del control de calidad de las vacunas importadas y de probarlas. Para estar registrada en Rusia, una vacuna importada debe estar registrada en el país de origen y tener experiencia en su aplicación allí. Ya hemos discutido el proceso de registro anterior. En Europa, el enfoque más serio para este tema. Como prueba del mito, se cita el hecho de la vacunación de adolescentes en Perm con la vacuna Rudivax, que supuestamente fue algún tipo de experimento. De hecho, una innovación fue el hecho mismo de que se utilizó una vacuna importada contra la rubéola. El mismo "Rudivax" se ha utilizado desde 1968 en más de 70 países, tiempo durante el cual se introdujeron alrededor de 75 millones de dosis. Y en el momento de la aplicación, la vacuna ya había sido registrada en Rusia. Estamos a solo 30 años del mundo.

Las vacunas combinadas contra las paperas, la rubéola y el sarampión (vacunas MMR) pueden causar autismo. Otro espantapájaros que hizo mucho ruido después de la publicación del médico inglés Wakefield. El médico concluyó que de los 170 niños que observó, en cierta mayoría, esta vacuna combinada, especialmente el componente de sarampión, fue la causa del autismo. Es de destacar que la sugerencia absurda del médico de aplicar las mismas vacunas por separado, incluso contra el sarampión. Sin embargo, los audaces supuestos del médico no fueron confirmados por los científicos, por lo que primero el Ministerio de Salud del Reino Unido y luego la OMS negaron públicamente estas acusaciones. El trabajo de Wakefield se llamó no científico, ya que se encontraron violaciones graves en los métodos de investigación. Sin embargo, el mito creó pánico entre los padres, lo que provocó una caída en la cobertura de vacunación y un fuerte aumento en la incidencia de paperas.


Ver el vídeo: No vamos a tener una vacuna contra el COVID-19, van a ser varias: doctora Fernanda Hernández (Julio 2021).